• Programa de Política de Drogas (PPD)

Política de drogas en las Américas: redefiniendo el problema y el papel del Estado

¿Cuál debería ser el papel del Estado frente al fenómeno de las drogas? ¿Cómo sería posible verificar el avance que tienen las políticas públicas en medidas de protección para los ciudadanos, respecto al fenómeno de las drogas? Pretendemos responder estos cuestionamientos y abrir otras preguntas, con la intención de incidir directamente en la política pública en torno al fenómeno de las drogas, aplicada en los países que por el momento tienen un régimen de prohibición por parte de las instituciones internacionales y nacionales. Régimen que, como es necesario aclarar, a la fecha no ha cumplido con las promesas y expectativas que se generaron hace años y que, por el contrario, ha provocado la generación de problemas colaterales que minan la capacidad misma del Estado, no sólo en atender el mismo fenómeno, sino otros igualmente apremiantes.

El presente reporte es un esfuerzo que se apoya en la mejor evidencia posible, para desarrollar una propuesta conceptual del papel del Estado frente a una nueva definición del problema de las drogas. Dicha propuesta conceptual se acompaña de una técnica de análisis de política para conformar una plataforma de indicadores que permita monitorear las políticas de drogas en el continente americano. En la actualidad, en los países que comprenden la región de América, resulta complicado observar una política de drogas homóloga e integral en términos de alcances y perspectivas. Los motivos son múltiples. Sin embargo, destacamos dos. En primer lugar, el fenómeno de las drogas y la definición del problema del público relacionado con éste fenómeno, es distinto a nivel regional e incluso nacional. Por ejemplo, México es un país productor, consumidor, distribuidor y de tránsito; por estas características, necesariamente define al problema desde una perspectiva de combate contra el narcotráfico. De manera distinta ocurre en países que son fundamentalmente consumidores. Ahí, el problema es abordado desde una perspectiva dirigida a la erradicación en la venta y el consumo de las drogas ilegales. Dicho en otras palabras, las políticas de drogas son en gran medida de corte prohibicionista, pero su enfoque es distinto de acuerdo con los contextos nacionales y a los problemas concretos que enfrentan, llámense producción, trasiego, comercialización o consumo. En segundo lugar, y como resultado de un amplio debate a nivel internacional, se ha concluido que el papel a desempeñar por parte del Estado frente al fenómeno de las drogas va más allá de seguridad y abarca temas de salud, instituciones y comunidad, motivo por el cual cada vez empiezan a ser más diversificadas las intervenciones y decisiones tomadas por los gobiernos nacionales a escala internacional.

Descarga el archivo aquí